Saturday, August 4, 2012

Еl Amor Universal por el Maestro Beinsa Douno

 AMOR UNIVERSAL


19 de Agosto de 1919,
ciudad de Veliko Tarnovo

El tópico de mi conferencia será el Amor Universal. Utilizo esta palabra en un sentido más amplio del que se entiende usualmente. Os preguntaréis que tiene que ver con vosotros el Amor Universal. Os responderé: el Amor Universal es la esencia de la Vida. El Amor crea las condiciones para la Vida – él es el principal estímulo en la Tierra, es decir, un ideal al que todos nosotros aspiramos. La Vida misma, a fin de expresarse completamente, asume la libertad de acción. Se desarrolla en cuatro direcciones: social, política, cultural y espiritual. Éstas áreas son una misma realidad. Por la palabra “Amor” no entiendo el amor acostumbrado que se apaga como carbón encendido en el agua. Eso no es Amor. El verdadero Amor es como un carbón, pero un carbón vivo que ha hecho realidad el sentido de la vida terrestre. Esta es la razón por la que los antiguos sabios y los viejos alquimistas intentaron estudiar y llegaron a conocer la esencia de este carbón vivo. Aquellos que no estáis familiarizados con sus propiedades decís que el Amor quema a la gente. Sí, hay cosas, que se queman, pero hay cosas, que no lo hacen. Es lo mismo que con los metales, algunos de los cuales pueden oxidarse u otros no pueden oxidarse, por ejemplo: éstos arden sin consumirse, esta es la razón por la que son llamados “metales nobles”.

Me preguntaréis otra cuestión: “¿Por qué deberíamos estar interesados en cualquier ideal, cuando vivimos en tan malas condiciones?” Pero, yo les pediría a vosotros si de verdad podríais probar que vuestras condiciones de vida son malas. Esto último es sólo una presunción. En la Vida hay tantas malas situaciones como buenas, tantas caídas como ascensos, tantas perdidas como ganancias. Ambos tipos de condiciones se equilibran al final. Lo que llamamos malas condiciones de Vida son nuestros subjetivos puntos de vista – especulación humana. La gente dice que actualmente la humanidad está enferma, mas yo no estoy de acuerdo. La enfermedad es un anacronismo, algo temporal, que depende de la persona misma, porque uno tiene la misma posibilidad de estar sano o enfermo. Las enfermedades no son otra cosa que una manera de rectificar, porque el desarrollo inicia sólo cuando existe una oposición a la voluntad humana. Esto puede siempre probarse en la Vida. Toda gente notable ha sufrido, y estos mismos sufrimientos han sido el estímulo para su ascenso. Y aquellos que no han encontrado obstáculos, por el contrario, han tenido todas las condiciones a su favor, se han quedado atrás.

La gente moderna quiere ser rica, pero tienen que tomar una decisión porque existen dos tipos de riqueza: una riqueza que puede hundiros hasta el fondo del océano y otra que os ascenderá. Si vosotros estáis a bordo de un trasatlántico de línea, como el Titanic por ejemplo, con una mochila llena con 40 kilogramos de oro; y si junto a vosotros hay alguien sin semejante cargamento, ¿quién tendrá mayor oportunidad de salvarse, si el barco comienza a hundirse? ¿Quién sois, el que lleva una mochila de oro, o la otra persona, que no tiene nada? Responded por vosotros mismos. Yo entiendo la palabra “oro” en un más amplio sentido de lo que la gente común lo hace. El oro para mí es un símbolo del conocimiento – para entender las leyes, por las cuales puedes trabajar en el mundo; para dominar las fuerzas naturales y dirigirlas, de manera que puedan ser útiles para ti y para los demás. Significa que el conocimiento que posees no se oxide, que no se consuma, sino que sea conservado y utilizado para el bien.


Os narraré una historia oculta. Érase una vez, todos los hombres y mujeres en un reino vivían felices. Vivían como hermanos y estaban contentos, porque su rey aún no se había casado. Pronto los ciudadanos preguntaron, “¿Por qué debe nuestro rey estar solo?; encontrémosle una hermosa doncella y casémosle con ella para tener un descendiente en el futuro – de otra manera nuestro estado acabará.” Así que eligieron a la más hermosa doncella y casaron al joven rey con ella. La reina dio a luz a dos hijas. La primera de ellas era tan hermosa que atraía a todos con su belleza. La otra era tan fea que todos le huían. Pero la desgracia era que cuando la hermosa hija posaba una mirada sobre cualquiera de los ciudadanos, sus ojos enfermaban; cuando ella tocaba a alguien, éste quedaba tullido; cualquiera que ella encontrase en la calle durante su recorrido nunca regresaba sano a casa. De esta manera, todos los ciudadanos de este país quedaban tullidos. Pero cuando la hermana fea salía, cualquiera que ella mirara volvía a quedar sano. Cualquiera que ella tocara era curado. Podréis decir que esta es sólo una historia, no la realidad. Esta no es una historia, es la pura realidad – es la vida actual.

Si vuestro hijo – virtuoso y honesto – mira a una hermosa doncella, su carácter cambiará inmediatamente, su mente se oscurecerá, su corazón se estrujará, porque la belleza estimula sólo el lado exterior de la vida humana, es decir, su puro lado físico.

Vosotros queréis ser hermosos, ricos, fuertes, etc., pero os pregunto: ¿Hay algún hombre hermoso, rico y fuerte que no haya muerto? Alguien podría responder: “la gente moriría de hambre con sus ideas.” Bien, ¿qué hay de vuestras ideas entonces, no vais a morir de hambre teniéndolas? Me gustaría ver a alguien no muriendo de una u otra manera. La gente no sólo muere, sino que algunos se echan a perder. Otras gentes quieren ser buenas a fin de evitar el sufrimiento. No, mientras más bueno seas, mayor será el sufrimiento que tendrás. Alguien podrá preguntar entonces cuál es la solución de este problema. Esta consiste sólo en el hecho de que el hombre bueno es consciente de por qué está viviendo, por qué está sufriendo y muriendo, en tanto el malo lo ignora. Esta es la diferencia. No penséis que la muerte es algo natural, inherente a la Naturaleza misma. Hubo una vez en que los humanos fueron inmortales. Nosotros ahora también somos capaces de evitar la muerte. Pero, ¿sabéis qué significado doy a las palabras “no morir”? Quiero decir, no pecar. Un humano, si está pecando, está muriendo de hecho. Nosotros morimos, porque nuestros padres y antepasados han pecado. Nosotros estamos pecando todo el tiempo, porque tomamos la carga de nuestros anteriores pecados. Esto es llamado “karma” por los pueblos orientales o “la ley de causa y efecto”. Estas causas conciernen no sólo a la persona individualmente, sino también a la sociedad y a la humanidad como un todo. Cuando os digo esto, considero una gran Verdad que todos vosotros podéis verificar. No quiero decir en teoría, sino a través de la experiencia. Puedo someter la Enseñanza que os doy, a pruebas en vivo.

Hoy día la gente pregunta una a la otra: “¿Eres o no creyente?” Toda la gente en el mundo cree en algo. No he conocido a una persona que no crea. Pero hay diferencias en estas creencias. Un día un gran sabio llegó al reino, donde la gente sufría a causa de la hermosa hija real, acerca de quien he hablado; él llevaba una semilla de manzano y dijo a la gente: “Tengo el remedio para sus males. Un árbol crecerá de esta pequeña semilla – diez metros de alto, dará jugosos frutos – medio kilogramo cada uno; y todo aquél que pruebe estas frutas no será afectado por las miradas de la hija del rey. Este es el Árbol de la Vida”. Sin embargo, la gente no plantó la semilla ni espero a que diera frutos, sino que sólo la tomaron, pasándola de mano en mano, diciendo: “¿Han escuchado?, si se planta, ésta semilla crecerá hasta ser un árbol muy grande, que dará dulces frutos – medio kilogramo cada uno, y estos curarán los males.” Todos ellos empezaron a hablar acerca de la semilla, creyendo en el poder curativo de sus frutos. Finalmente, perdieron la semilla y entonces comenzaron a decir que todo lo que se les dijo acerca de ella era falso y estúpido; ¿cómo era posible que semejante gran árbol existiera, dando tales frutos?; eso era una mentira. Así que dejaron de creer.

Cuando alguien en la actualidad afirma que él no es un creyente, le digo: “Amigo, has perdido la semilla.” Puedes ser persona educada, seria, pero si no tienes esta semilla – el Amor – en ti, serás sometido a miles de sufrimientos. No me enfocaré en una explicación de lo que la religión es. La encontraréis vosotros mismos, porque ahora estoy hablando acerca del Amor. Me pregunto si tenemos esta semilla. ¿Quién entre los grandes científicos de siglos pasados y del presente, han llevado esta semilla?  Algunos pueden replicar que Cristo. ¿Dónde está, podemos verle? Jesús Cristo sufrió, resucitó, pero veamos el fruto de su sufrimiento y de su resurrección. ¡La semilla se ha perdido!

Continuaré con mi historia. El mismo sabio apareció por segunda vez en ese reino y dijo: “Como habéis perdido la semilla la primera vez, esta vez no os la daré para sea pasada de mano en mano, pero cuando encuentre al más digno ciudadano de aquí, le diré: “Amigo, tienes un bonito jardín y voy a plantar esta semilla en él, mas tú debes verter agua y cuidar de ella, y en cinco o diez años obtendrás frutos para curar a todos.”

Debéis plantar esta semilla y utilizar sus frutos. El primer fruto de esta semilla es el Amor que debe reinar sobre toda la gente, independientemente de su fe o nacionalidad. Debéis ir más allá de vuestra propia casa, sociedad y nación. El Amor debe abarcar a la humanidad entera, porque todos somos sus miembros. Es un solo organismo viviente y cuando se siente bien, será igual para la nación, para la sociedad, para el hogar, para un individuo también; y viceversa.

No quiero interferir en absoluto con vuestros puntos de vista. No es mi intención. Estoy hablando de principios. Esto es por lo que no quiero mezclarme con las crisis – social, política, cultural o espiritual. No es mi deber y ello no resolvería el problema. Visitando un hogar, donde la gente esté hambrienta, no voy a predicarles que Dios se acordará de ellos, dejándoles hambrientos con este pensamiento. No les diría: “Crean en Dios, tengan confianza en Él”. Me atengo al siguiente principio: llevar siempre conmigo una bolsa llena de pan y cuando visite un hogar donde la gente está hambrienta y los vea quejándose, les diré: “Pongamos la mesa y comamos juntos.” La paz y la calma serán restauradas en ese hogar.

En estos tiempos la gente tiene una idea equivocada de la Vida. Dicen: “pongamos la sociedad y el mundo en orden.” Estas son tareas ideales, pero ¿cómo educaríais a la sociedad, a vuestros hijos e hijas, a los políticos, a los maestros, a los sacerdotes, a los predicadores? Os aconsejaría a todos vosotros ir a estudiar la vida de las abejas. Ellas os enseñarán cómo debéis educar. Cuando las abejas quieren crear una reina, preparan un alimento especial para ella; preparan otro alimento para las obreras y un tercero – para los zánganos. Las abejas son buenas estableciendo su vida mucho mejor que la gente, la cual sólo está filosofando. No es un reproche, pero sí una indicación de que deberíamos estudiar la Naturaleza en un sentido más amplio, ya que ha permanecido frente a nosotros con todas las leyes y ejemplos de prosperidad grabadas en su interior.

En el Amor Universal lograremos alcanzar un nivel más alto de nuestra conciencia. Para sentir las vibraciones o escuchar la voz de toda la gente sufriente y ayudarles – esto es, ayudarnos a nosotros mismos, a nuestra nación y a la humanidad simultáneamente. Aquél, en quien este sentimiento ha sido despertado y activado, y quedado libre de todos los obstáculos materiales, puede transportarse a cualquier parte en el espacio para ayudar a quien sea. Diréis: “¿Cómo es posible ayudar a alguien sin tocarle?” A esta pregunta responderé con otra: “¿Acaso el Sol, que está a noventa y tres millones de millas alejado de nosotros, nos toca con sus manos?” – No, es sólo cuando él posa una mirada desde tan remota distancia, que todo en la Naturaleza comienza a temblar, a crecer y dar frutos. Algunos diréis: “levantemos las manos para bendecir.” Muy bien, pero cuando levantéis las manos tenéis que dar algo, de la misma manera que el Sol levanta sus manos cada día, enviando energía y fuerza sobre las criaturas enfermas y las sanas. Algunos podrían decir: ¿Por qué debemos ocuparnos del Sol?” No os digo que os ocupéis de él, sino que lo utilicéis. Si alguien está indispuesto, dejadle tomar un baño de sol; si ha perdido su propia energía, dejadle permanecer un rato bajo su brillo, si está decepcionado de su ideal, si no puede decidir cómo trabajar, dejadle salir a calentarse bajo los rayos de sol.

Alguien respondería: “Es Dios quien ayuda.” Cuando habláis acerca de Dios, os pregunto ¿qué es vuestro Dios? Dios está en nuestro interior. Cuando Le sentimos, cuando Él comienza a hablar dentro de nosotros, entonces nos enamoramos de toda la gente por igual y estamos preparados a sacrificarnos por ellos. Cuando Cristo dijo: “No existe Amor más grande para un hombre que dar su alma por un amigo”, El quería decir, un hombre que provee a su amigo de las condiciones necesarias para vivir. Nuestro amor por aquellos cercanos a nosotros no debe ser tal que les consideremos pecadores y queramos salvarlos, sino que debe ser amor basado en la consideración de ellos como hermanos, como amigos y darles todas las condiciones para vivir y desarrollarse. No penséis que vais a trazarles un nuevo sendero de Vida. No, el sendero de Vida para todos ha sido ya trazado y está estrictamente determinado matemáticamente. Está definido para todos lo que ha de venir, la forma como deberá vivir y cómo su vida se desarrollará. Es la eterna ley de causa y efecto.

En la Divina Ley de Amor no hay desarmonía. Cuando nos demos cuenta de que el Amor es semejante a una Fuerza, éste nos inspirará. Entonces seremos más fuertes para corregir todos los defectos sociales no mecánicamente, sino a través del Amor. Cuando la sociedad orienta su Amor hacia alguien, éste cambiará su mente y le dará un rumbo a su vida. Esta es la razón por la cual cuando decimos que Dios es Todopoderoso, queremos significar: Toda la Existencia, de todos los seres, cuyos pensamientos se dirigen hacia nosotros como una Fuerza Creadora. Cualquier cosa mal en nosotros – no es Divina, nos pertenece. Nosotros mismos hemos creado la mala vida y el desorden presente. Si me preguntáis por qué Dios ha creado el mundo de esta manera, os contestaré lo que sé: el mundo fue creado de otra manera, y descubrí que ha sido destruido por los humanos – tal como lo estoy viendo ahora.

Todos vosotros que estáis aquí, escuchándome, tenéis distintos enfoques a propósito de la Vida. No sólo vosotros tenéis vuestros propios enfoques, sino que las especies de mamíferos, los pájaros, las hormigas, las plantas – todos ellos viven de acuerdo a su propio entendimiento. Pero este no es el verdadero sentido de la Vida, el cual es más rico y amplio. Varias capacidades o fuerzas están escondidas en el alma humana, que deben ser despertadas bajo circunstancias especiales. Cada uno de vosotros puede hacer una pequeña prueba: ¿Cómo? – De la siguiente manera: primero, pensad que todas las condiciones para llegar a ser un verdadero hombre están grabadas en vuestro interior. Si no sois capaces de utilizar estas condiciones, esto no prueba que no tengáis semejante potencial; demuestra que no habéis encontrado e implementado los métodos apropiados. Ambos, los científicos contemporáneos y los antiguos filósofos se han estado esforzando durante miles de años para descubrir estos métodos para saber ascender a la humanidad.

No contamos con una religión capaz de traer la inmortalidad al hombre. Yo digo que la religión Ortodoxa aún no existe actualmente en el mundo. Cuando digo esto, algunos me preguntaréis a qué religión pertenezco. Yo respondo: a ninguna de las actuales religiones, vacías, sin contenido. Os diré cuál es mi religión y definiré lo que la religión es – la más corta definición: la religión es la conexión entre el Amor y la Sabiduría. No existe mejor definición de religión. Aquél, que ha encontrado esta conexión – Amor, para crear en su alma, y Sabiduría, en su mente – tiene una religión; ha realizado la ley y la inmortalidad en sí mismo. Tal religión nos hará semejantes a Dios. ¿Cómo puede el hombre semejarse a Dios? – si él no muere, puesto que Dios es inmortal. Y Jesús dijo: “sed perfectos, como vuestro Padre es perfecto.” El hombre no puede ser inmortal sin ser perfecto. Alguien podría preguntar: “¿Por qué entonces los santos mueren?” – porque ellos cargan los pecados de la gente. Cuando quedemos libres de nuestros pecados, no moriremos, ascenderemos a un estado que es el corazón de esta Enseñanza – en el cual se vive en el Amor y la Sabiduría. El hombre que no posea este Amor, no podrá ser religioso e inmortal. De acuerdo a esta definición (entendedme bien), ‘no morir’ significa que debéis volveros maestros de todas las situaciones de la Vida: debéis estar igual de alegres cuando sufráis que cuando estéis contentos; debéis sentiros igual cuando perdáis que cuando ganéis. ¿A quiénes debemos elogiar en el momento presente en nuestras vidas? – a todos aquellos héroes que han sufrido y perecido, ¿no es así? ¿A quiénes debemos levantar monumentos y depositar guirnaldas? – a los ladrones, que roban lo ajeno, a los ricos, que acumulan millones, o a los filósofos, que han sido honrados por su conocimiento? – no, a ellos no, sino a aquellos que han sufrido y se han sacrificado por la humanidad, ésta última les debe respeto y gloria.

Hoy día la gente frecuentemente gusta de cuestionar y especular con frases sofisticadas acerca de la existencia de Dios. Yo no resuelvo esta cuestión de una manera filosófica, nada más digo que Dios existe tal como el Sol brilla. Imaginad que estáis despiertos siempre durante la noche, y durante el día, cuando el Sol está brillando, dormís; que siempre despertáis al ponerse el Sol. Exploráis el mundo siempre de noche y en veinte años decís: “No existe el Sol”. Yo objetaría: cambiad vuestro estilo de vida, dormid de noche y manteneos despiertos durante el día, cuando el Sol brilla – y le veréis. Sucede lo mismo con la gente rica que se ha hundido bajo el peso de su cargamento. No les juzgo, pero hago notar su infelicidad. Se encuentran en el fondo del océano y esto es por lo que los rayos del Sol no pueden penetrar hasta ellos. ¿Cómo podrían salvarse a sí mismos? Deben dejar su oro en el fondo del océano. Pero, ¿existe Vida en la superficie? Una Vida mucho más magnífica. Esos millones pueden ser simbólicamente vuestros pensamientos de volveros ricos, de tener una más alta posición o de conquistar el mundo. Liberaros vosotros mismos de estos pensamientos. Sólo decidme ¿qué ministro tiene a Bulgaria en el buen camino, cuál tiene a Inglaterra en el buen camino, dónde está la antigua Grecia, dónde la Roma con su gloria? No discuto que el hombre debe esforzarse por conseguir algo, pero digo que nos movemos en la dirección equivocada, que tenemos una errónea comprensión de la Vida y es tiempo de poner fin a esta equivocada percepción.

Dos escultores griegos querían mostrar su habilidad artística; cuál de ellos tenía un mejor conocimiento. El primero creó un racimo de uvas, tan natural, que incluso los pájaros eran atraídos; y el segundo creó una diosa, tan hermosa, que cuando colocó un velo sobre sus delicadas formas, el otro escultor dijo: “¡por favor, retira el velo para mirarla mejor!” Este ejemplo muestra que quien creó a la diosa fue más hábil. Pero os pregunto ¿cuál de los dos artistas también murió? Ambos murieron. Podéis entender muy bien cualquier ley, podéis ser un filósofo, un gobernante, etc. – pero es como el arte de esos dos escultores, la sombra de las cosas, no es la esencia de la Vida. La esencia de la Vida es entrar en armonía con ella. Pero no hemos entrado en esta armonía aún. Me opongo a la opinión de la gente de hoy de que ellos viven la verdadera Vida. Ellos no la viven, puesto que sufren y luchan por su vida.

Según yo, existen: la lucha por la vida, el esfuerzo y el trabajo. Aún estamos luchando por la vida, pero la Vida inicia con el trabajo. Y el trabajo es Vida consciente – realizaros como maestros de vosotros mismos, de vuestras mentes y vuestros corazónes, de modo que nadie pueda alteraros. Esto significa tener un gran Amor que os inspire. Y no sólo inspiraos, sino llegar a ser un estímulo permanente en vosotros como el calor y la Luz lo son para las plantas. La gente moderna me parece (os pido perdón por esta comparación): como aquél hombre muy educado, pero loco, que permanecía en un salón del manicomio, donde otros 50 locos pasaban el tiempo. Él pasaba el suyo juntando pajas y haciendo montones de ellas, luego las acarreaba de una esquina a otra durante el día y al día siguiente repetía lo mismo. La gente se parece a éste hombre y se pregunta por qué es infeliz. Pues, porque ellos hacen montones de paja. Aquél aliento a favor llegará y se llevará las pajas y los infortunios, juntos, con él.

Debemos comportarnos con la gente cercana a nosotros del mismo modo que el santo, que fue a hablar con Dios. Pasaba delante de un hombre rico y éste último le dijo:
Decidle a Dios, que estoy harto de esta opulencia. Dejadle que Él me la quite, para
vivir como la demás gente lo hace.
Muy bien, – dijo el sabio – diré esto a Dios.
Más allá, encontró a un hombre pobre, quien le dijo:
Decidle a Dios, que estoy harto de esta vida. Ya es suficiente de andar desnudo y
descalzo. Dejadle que me dé ropa y cambie las condiciones de mi vida en general.
    Presentaré vuestra petición – dijo el sabio.
Fue con Dios y Le dijo acerca de los dos hombres. Dios contestó:
    Decidle al rico que se muestre insatisfecho y comience a murmurar en Mi contra y le
quitaré toda su riqueza, y decidle al pobre que esté satisfecho con la Vida y todo le será dado.
El sabio regresó y le dijo al rico lo que Dios había ordenado, pero el rico objetó:
    ¿Cómo puedo hacer eso? No puedo.
    Entonces vuestra riqueza será conservada.
Pasó al lado del pobre y le dijo lo que Dios había ordenado, pero el también objetó:
    ¿Cómo puedo estar satisfecho con semejantes malas condiciones?
Entonces, el sabio le dijo:
Andaréis desnudo  y descalzo y así seréis enterrado.

Decís que los muertos están con Dios, pero vais a los cementerios, rezáis plegarias y vertéis vino por ellos.* ¿Pueden ellos estar simultáneamente en los cementerios y con Dios? Él que está arriba debe decir a los que están abajo: “Pensáis que estáis muertos, comenzad a dar gracias y seréis resucitados.” No toméis mis palabras como un reproche, no deseo culpar a nadie por sus creencias. Sólo pongo luz en aquellos falsos juicios sobre la Vida que están insertados en nosotros, empujándonos en una dirección equivocada, de manera que caemos en desarmonía con la Vida misma. Queremos vivir mientras nos preparamos para morir. Aquél que ha encontrado la ley del Amor Universal, de la Conciencia Cósmica, no morirá nunca más. Podéis clavar sus manos y pies, podéis crucificarle, podéis ponerlo en una tumba – él es capaz de resucitar. Aquél, que no ha aprendido la gran ley del Amor, su lapida jamás será quitada del sepulcro.

Hoy día, la gente dice lo mismo: “Somos pecadores, somos pecadores”. ¡No quiero escuchar más esto! Lo que sé es que la gente es buena por naturaleza, es buena en el alma, pero debido a sus engaños y perversos deseos, son malos. Buscan la felicidad, creyendo que la encontrarán por el camino que han tomado. No la encontrarán ahí, porque sus padres y ancestros buscaron también en la misma dirección, pero no la encontraron. Cristo dijo: “¡Cualquiera que escuche la voz del Hijo del hombre, sobrevivirá!” ¿Qué significa: “El Hijo del hombre”? – El Hijo de la Sabiduría y del Amor. Aquél que una la Sabiduría y el Amor, sobrevivirá. Y vosotros también sobreviviréis y resucitaréis cuando escuchéis esa voz. Así es como Cristo lo enseñó. Si plantáis la semilla, de la que os he venido hablando, no sólo pasándola de mano en mano; si la plantáis en vuestros corazones, entonces el despertar religioso y la resurrección, que aguardasteis tanto tiempo, vendrá. Entonces, la Vida entrará en su sendero natural Divino.

Daré una regla a todas las madres, que me escuchan: cómo tener los hijos e hijas que quieran. Puedo decirles a las doncellas y jóvenes, que me escuchan, cuál es el significado de sus vidas. Os casaréis. El matrimonio es un acto sagrado, pero hay tres tipos de matrimonio. El primer tipo puede ser llamado un contrato comercial; el segundo – el matrimonio de un maestro y su servidor, por ejemplo: de un hombre-maestro y su mujer-servidora o viceversa; y el tercer tipo presenta una unión, en la que el hombre y la mujer viven con Amor y Sabiduría, viven el uno para el otro y la mujer no sólo no dice una sola palabra amarga a su amado, sino más aún – no levanta una mirada de enojo hacia él, continúa canalizando amor a su pareja, incluso en ocasión de sus más grandes defectos. Sólo este tipo de matrimonio en el mundo puede dar a luz buenos hijos: los sabios y los santos – servidores de la humanidad entera. Si la madre ha concebido a su hijo y se inspira con grandes ideas respecto a la humanidad, ella, durante su embarazo, transferirá a su hijo todas las virtudes. Ella es como Dios para el hijo y puede hacer con este ‘barro’ todo lo que quiera; porque toda vez que el hijo salga de la matriz, él o ella llegará independizar sus pensamientos y sentimientos. Si la madre introduce todas sus cualidades de Amor y Sabiduría en su hijo durante los nueve meses de embarazo, el hijo tendrá una muy buena actitud hacia ella durante toda su vida y estará siempre preparado para sacrificarse por ella. Si un hijo pregunta a su madre por qué le ha dado la vida, sé que la madre pensó cosas desagradables mientras estaba embarazada o que su padre se encontraba en el mismo estado. Los hijos e hijas llevan consigo los pensamientos de sus padres. Esta es la conclusión, a la que la ciencia contemporánea también  ha llegado.

En una conferencia de esta índole no puedo en realidad discutir más este asunto y desarrollar estos principios detalladamente. Se necesitan escuelas – escuelas donde los jóvenes serán educados en el espíritu de estas grandes leyes– cómo llegar a ser buenas madres y padres así como los constructores de la futura sociedad. Hay un libro, escrito pienso, por un búlgaro, con un título apropiado: “Los constructores de la Bulgaria contemporánea”. Pero saber cómo construir   – es un muy, sagrado trabajo.

Quizá algunos de vosotros tengáis dudas sobre lo que os he dicho. Las dudas no son necesarias aquí. Estáis equivocados cuando tenéis dudas. Arrojad las dudas de vuestras almas, porque dudar de vosotros es dudar de mí mismo y vuestras dudas de mí son dudas de vosotros mismos. Yo no tengo dudas respecto de vosotros. Tengo toda la fe en que todos vosotros llegaréis a ser buena gente en el futuro. Algunos de vosotros estáis en una etapa temprana. Algunos de vosotros aún no estáis en el terreno, pero dentro de mil años, cuando os vuelva a encontrar, una considerable diferencia se observará en comparación con vuestro presente estado. Diréis ¿es posible encontrarse en tantos años?” Por supuesto, nos encontraremos y nos entenderemos mutuamente mucho mejor que ahora. Ahora vosotros tenéis una mirada crítica, diciéndoos: “esta persona vino aquí para hablarnos y puede confundir nuestras mentes. Es un asunto peligroso, así que debemos estar alerta.” Estáis en lo cierto. Si estuviera en vuestro lugar, haría lo mismo.

Ahora, cuando viajaba de Sofía hasta aquí, me senté junto a un hombre. Noté como tocaba su cartera en el bolsillo, al mismo tiempo que me miraba a mí y a los otros pasajeros y  probablemente divagaba si no éramos de la gente que toma y no da; si ‘entraría en nuestro bolsillo’ o si ‘entraríamos en su bolsillo’. Yo no pertenezco a los que entran en sus bolsillos. Más os puedo permitir entrar en mi bolsillo y tomar lo que podáis. Sólo cuando comencemos a pensar de esta manera, el mundo estará bien. La abundancia existirá sobre todo el mundo, abundancia en las mentes, abundancia en los corazones, para libremente abrir vuestros corazones unos a otros.

No considero a la sociedad contemporánea como vosotros lo hacéis. De cualquier modo morirá – nadie puede ayudarla creando semejantes pensamientos. De hecho pudo haber sido ayudada, pero, ¿cómo? – Si las condiciones hubieran cambiado. Os daré un ejemplo de esto. Cuando la enfermedad Española* estaba en su pico y seis millones de gente muerta por todo el mundo, fui solicitado por algún tratamiento. Respondí que yo no era un doctor, pero de acuerdo a las leyes que conozco, los enfermos debían tomar agua hervida caliente y tomar papas hervidas calientes – y en una semana o diez días la crisis pasaría. Cierta gente dijo: “¡Piensa usted que somos tan estúpidos para comer papas y tomar agua!” No quiero decir que seáis estúpidos – sólo estoy diciéndoos un método de tratamiento. ¡Aplicadlo! Dejad que todos aquellos que lo aplicaron compartan cuáles fueron los resultados. ¿Qué hicieron los doctores en tanto? – aplicaron inyecciones y la mayoría de los enfermos pasaron a  mejor vida – mil setecientas gentes murieron en Sofía en diecisiete días. Y los doctores explicaron: “Bueno, hubo una crisis, complicaciones, etc.” Les dije: “esta gente debió tomar agua hervida caliente y comido papas hervidas calientes.” Tomar agua hervida caliente es también una inyección, pero aplicada desde el interior, no desde el exterior; la cuestión es saber dónde aplicarla.

Y ahora, si me preguntáis cómo Bulgaria puede ser curada, os diré: “Tomando agua hervida caliente y papas hervidas calientes”. Cuando digo esto, debéis conocer las fuentes de agua, cuáles utilizar. Tomad agua de los lugares donde los asnos beben, porque ellos seleccionan las fuentes de agua buena. Si utilizáis agua hervida, introducirá en vosotros ciertos elementos, de modo que el noventa por ciento de las crisis actuales, que están corrompiendo a la sociedad, desaparecerán. El agua hervida caliente y las papas hervidas calientes – simbolizan la Vida con Amor y Sabiduría.

Por lo tanto, el Amor Universal nos conectará a la Vida para entender el significado de cualquier cosa – de cada flor, cada árbol, cada fuente, cada montaña, cada hogar u hombre. Nos revelará el gran secreto de la Vida para entender nuestras mutuas relaciones. Interiormente nos hará poderosos y heroicos para vencer. No sólo un intento debe hacerse, sino al menos noventa y nueve intentos, de manera que el centésimo sea exitoso; y no será la excepción. Así que debéis ser persistentes. Todo esto es verdad incluso en la Vida. Si alguien está enfermo o tiene ciertas desgracias – está calculado matemáticamente por cuanto tiempo más continuarán. Porque todos los tipos de enfermedades son debidas a ciertas criaturas vivientes – microbios – cuya vida está en contradicción con la del enfermo. Las enfermedades existirán hasta que impidamos a esos microbios vivir en nosotros  y dejar sus residuos en nuestros cuerpos.

Si alguien me pregunta: ¿Por cuánto tiempo los asesinatos continuarán en el mundo?, responderé: mientras existan los asesinos. ¿Y, por cuánto tiempo los robos existirán? – Mientras existan ladrones. Pero los ladrones no nacieron ladrones; fueron creados por su equivocada percepción de la Vida. Los homicidas son niños de una antigua cultura. Son las malas ideas, que una vez penetrando en un hombre, pueden matarle. La ciencia contemporánea demuestra que el hombre puede ser hipnotizado, los pensamientos pueden serle transferidos para cometer crímenes. Estáis informados de muchos experimentos que han sido llevados a cabo con gente joven, que no se encuentra en condiciones favorables, y los resultados muestran que su moral no puede pasar semejante prueba. Y el Amor Universal crea esas condiciones favorables, que limpian todos los venenos de la sociedad.

Cualquier mal humor, pensamientos, sentimientos o actos son causados por las vibraciones de ciertos tipos de materia que existe en nosotros y que se manifiesta en nuestras vidas. Por tanto, para ser bueno, para manifestar buenos deseos y pensamientos, uno necesita reunir materia sutil, pura, así como organizar sus propias fuerzas. La materia burda es como una base para la comisión de crímenes. Donde está dicho: “...Aquellos que escuchen la palabra del Hijo del hombre sobrevivirán...” significa que los que entiendan la ley de la Sabiduría y del Amor no estarán sujetos a malas condiciones. Si vivís en una especie de sótano, donde la luz del Sol no penetra, es natural en esas condiciones tener reumatismo o consunción, hipocondría u otras enfermedades. Salid al Sol, porque las condiciones favorables están sobre la superficie del suelo. Liberaros de la excesiva humedad y entonces traeréis nuevas condiciones a vuestras vidas. ¿Qué es humedad en el hombre? – los excesivos deseos crean humedad. Y los excesivos pensamientos extremos crean sequedad. Ambos, humedad y resequedad extremas conducen a un mal resultado en la vida.

Ahora, los puntos básicos para el desarrollo del hombre se encontrarán en el Amor Universal, donde la conciencia ha sido elevada. ¿Por qué ciertos dedos son más largos u otros – cortos, y por qué el pulgar se encuentra tan lejos? Cuando la mano entra en acción, todos estos dedos se unen y el pulgar viene del lado superior a ayudarles; entonces el hombre toma el arado o cualquier otra herramienta para trabajar. En una sociedad, digamos, concebida como una mano, algunos podrían ser comerciantes. Los dedos pequeños – son los comerciantes, les llamamos “barzirgyani”* o las gentes contemporáneas orientadas de manera práctica; los cuartos dedos – son los artistas y científicos; los dedos del medio – la gente de justicia y los políticos; los índices – la gente religiosa y civiles; el pulgar representa la gente del Mundo Divino o el ser racional en el hombre. Todos estos dedos deben estar unidos y trabajar juntos. Hasta que la sociedad – los políticos, la gente preparada y los Espiritualistas se integren, no podrán crear el efecto producido por la mano: unir todos sus dedos para trabajar. El hombre necesita tener voluntad para unir su mano. Y tendrá voluntad cuando introduzca pensamientos dentro de las áreas que acabo de mencionar, solicitando ayuda; y reuniéndose con todos, como los dedos de la mano, hará milagros.

En consecuencia, existe una gran filosofía introducida en la mano del hombre. Cada día, cuando miráis vuestros dedos, considerad vuestras relaciones, las relaciones del Amor a la Sabiduría. El pulgar representa el principio Divino que debe ser utilizado por la gente eminente para el bien de toda la humanidad; el índice – para el bien de la religión y la vida privada; el dedo medio aplica la justicia y la política para el beneficio de todos, éste da cuenta de la maldad en la Vida y crea las leyes; el cuarto dedo introduce la cultura; el dedo pequeño crea los beneficios materiales. El pulgar está preparado para sacrificarse y dice a los demás dedos: “si vosotros cuatro os unís, os apoyaré también y se hará el trabajo”.

Algunos oradores, mientras hablan, levantan y hacen muchos gestos con sus manos, yo también alzo y os hago señas con las manos. ¿Por qué? De esta manera os expreso, cómo encontrar las relaciones del Amor a la Sabiduría para realizar vuestros derechos y obligaciones relevantes ante vuestros allegados y cómo encontrar e implementar los grandes principios de esta ciencia Divina para beneficio de la sociedad y elevación de la juventud. De esta manera mejoraréis vuestras condiciones económicas: tendréis una abundancia de mantequilla, vegetales, trigo, frutas – plenitud de todo. Este es el significado de los dedos de la mano humana.

Si toda la gente supiera cómo dar forma a los dedos de la mano, estarían en una diferente posición. Pero los búlgaros alzan su mano empuñada, así, diciendo: “puedo romperos la cabeza”, mientras los ingleses y americanos abofetean sus narices. A una persona que levantase su puño en mi contra, le diría: “Ven a mí, podemos hacer mucho trabajo juntos, porque podemos entendernos el uno al otro.” Me gustaría tener trabajo en común con una persona que cierre sus puños. Un niño nace con las manos empuñadas, lo que significa: “¡creceré y conquistaré el mundo!” Y un hombre que agoniza abre sus manos, como diciendo: “¡estoy muriendo, y no pude hacer nada. Señor mío, por favor perdóname!” Pero, ¿sabéis qué responde Dios a semejante hombre?:  “no supisteis cómo apretar los puños.” ¿Por qué estáis sufriendo así? Sufrís, porque no sabéis cómo empuñar las manos. ¿Por qué está la infelicidad en nuestro hogar? ¿Por qué sufre Bulgaria? ¿Habrá ahí alguna colaboración? Si dejáis vuestras manos abiertas, habrá alguna colaboración, pero si las cerráis – no habrá ninguna colaboración. “Y, ¿cuál será nuestro estado en el futuro?” Si sabéis cómo empuñar vuestras manos seréis una gran nación, libre; pero si no lo sabéis – seréis esclavos como antes. Diréis que sois libres, pero no sois libres. Hasta que no os entendáis el uno al otro y venguéis al otro, hasta que no os améis el uno al otro y vosotros no estéis preparados para sacrificaros por el otro, no seréis libres ni como individuos, ni como sociedad, ni como una nación, ni como hombres.

Ahora quiero dejar la siguiente idea en vuestras mentes: todos los búlgaros deben comenzar a flexionar apropiadamente los dedos de su mano derecha primero, comprendiendo su significado; concentrarán sus mentes en la mano y se dirán a sí mismos: “voy a hacer cualquier cosa que pueda estar asociada en estos dedos” Quiero dejar esta idea en sus mentes: todos los búlgaros deben comenzar a empuñar apropiadamente sus manos: primero la mano derecha que pertenece a la Sabiduría y luego de la mano izquierda que pertenece al Amor. Haced este experimento durante un año. Proyectadla en vuestros pensamientos y actos a voluntad y veréis el resultado. Diréis: “no somos tan estúpidos.” Habéis hecho muchas cosas estúpidas. ¿El hombre que se sienta en el bar y bebe cerveza, el hombre que prende un cigarrillo y fuma, hacen cosas muy inteligentes? ¿Hace el hombre que está leyendo los periódicos, cuyas noticias difícilmente son uno por ciento verdaderas, cosas inteligentes? Mas, lo que os digo acerca de la mano es noventa y nueve por ciento verdadero. Cuando leéis los periódicos y bebéis cerveza, también empuñáis los dedos, pero entonces decís: “¡no voy a beber, no voy a fumar, no voy a enfadarme, no voy a vengar a mi amigo!” Flexionad vuestros dedos y decidle: “voy a hablarte amablemente” ¿No es ésta una gran Sabiduría? Os enseñaré una ley de la gran Vida – cómo empuñar vuestras manos para dirigir cualquier cosa hacia el bien. ¡Introducid este gran pensamiento y por lo menos intentadlo! No penséis que os quiero engañar. Haced una pequeña prueba y en un año cuando nos volvamos a encontrar, me diréis acerca de vuestro experimento. Y este es el más sencillo. Puedo daros además otros, pero ¡cuánto os costarían! 

Quiero que no sólo empuñéis vuestras manos, sino que también penséis cuando hacerlo. Si estáis desilusionados y queréis suicidaros o matar a alguien, empuñad vuestros dedos y decid: “¡No!” Si estáis pusilánimes, haced lo mismo. Todo el secreto está escondido en vuestra mano. Tener manos significa tener el mayor bien en el mundo físico. ¡Qué cosa no está al alcance de las manos del hombre! ¡Qué encantadores sonidos salen bajo la mano de un violinista, cuando toma el arco, y bajo las manos de un diestro pianista, tocando el piano! Si vosotros entendéis esta ley – empuñar vuestros dedos como es debido y enviar el apropiado torrente de pensamientos a través de cada dedo; si introducís todas vuestras fuerzas en ellos, ejercerán tal efecto, que no podéis imaginaros. Escribimos con tres dedos, pero si les introducimos toda la fuerza de nuestros pensamientos, entonces algo completamente diferente saldrá bajo nuestra pluma. Estos son los grandes secretos que la humanidad conocía antes de la caída, y que hoy día están olvidados.

Necesitáis no sólo empuñar, sino también abrir vuestras manos. Levantar las manos hacia el espacio ¿qué significa? – Recepción de energía. Introducid esta fuerza en vosotros, de inmediato flexionad vuestros dedos y proyectad esta fuerza en vuestros pensamientos y deseos. Así daréis un fuerte impulso a vuestras vidas. Decid: “Quiero que mis manos sean polarizadas desde el vasto almacén de la Naturaleza, donde gran Sabiduría y Amor están depositados, de manera que pueda reconocerles, reconocer el Bien – el enlace unificador que sirve a toda la gente de la Tierra.” Y, el abrazo significa lo mismo – dar a alguien algo de ti, de tu amor y sabiduría. Cuando abrazas a alguien como a un hermano, proyectándole tu amor y pensamientos, introducirás vida en él. Un chico, que abrace a su amada de tal manera, le traerá inspiración y vida. Aquel, cuyo abrazo parece el de un pulpo y esté con mal ánimo, no tiene nada y nada puede dar. Nuestros abrazos, nuestras manos abiertas o flexionadas no son sólo eso – tienen un significado, que fue inicialmente dejado por Dios en ellos y que también está en la Naturaleza.

Si tuviera la oportunidad de hablaros sobre este tema de nuevo, pero debo proseguir mi conferencia. Ahora os dejaré con este pensamiento: vosotros, que estáis escuchándome, enseñaos unos a otros y a vuestros vecinos a empuñar las manos y a abrazaros con Amor y Sabiduría. Sólo de esta manera, los individuos, las familias y la sociedad como un todo seréis mejores en los aspectos político, cultural y espiritual. Debéis rechazar vuestro pasado y comenzar la Vida sensitiva que he mencionado y que es anunciada ahora al mundo. Quien no observe esa gran ley de aquí en adelante, no tendrá las condiciones para vivir en la Tierra. Las leyes de la Naturaleza instruyen al respecto que quien no quiera cumplir con la ley, debe marcharse de la Tierra. Si no creéis ahora en lo que os digo, verificadlo y me diréis en diez años si mis palabras eran verdad o no. La Gran ley ha quedado ahora establecida sobre toda la humanidad, la Gran conciencia está despertando ahora en el mundo – algo que jamás había sucedido. Es el ardor de todas las almas humanas anhelando la Libertad. Y esta Libertad no es buscada por unas cuantas, sino por la humanidad entera – por cada individuo, cada hogar, cada cultura y religión. Es un ardor Divino, elevando a toda la humanidad. Y los religiosos no sólo no deben detener esta corriente, sino que deben darle curso, de otra manera los arrastrará. Esta corriente lleva tantos bienes, que el mundo no ha visto aún, pero también semejantes sufrimientos, a los que jamás se han  enfrentado, quienes se le opongan. La Tierra se verá sacudida de tal modo, que la gente se dará cuenta de que es algo distinto, que no habían percibido hasta ahora. La Naturaleza también tiene un límite a su paciencia.

No pensaréis que el mundo futuro seguirá el mismo camino que hasta ahora ¿O sí? ¡Decid, adiós, a vuestro pasado! Algunos diréis: “he ganado mucho, así que dejaré dos mil levas* para el entierro.” Siento mucho que dejéis dinero para el entierro. “dejaré dinero para las sociedades de caridad.” Siento mucho, que dejéis dinero en testamento, sin haber hecho nada en vuestras vidas. Cualquier cosa que queráis hacer, hacedla vosotros mismos mientras estáis vivos. Cuando paséis a mejor vida, cualquier cosa dejada ya no es vuestra y no tenéis ningún derecho a legarla. Cuando muráis, la gente hará lo que quiera con la propiedad y el dinero que habréis dejado. Estos son los pensamientos impropios por los que estáis viviendo y muriendo, y luego os preguntáis por qué suceden todas estas desgracias. Dejad el Amor y la Sabiduría en las mentes y los corazones de vuestros vecinos – son de verdad valiosos. Las cosas valiosas están ocultas en vuestros corazones y vuestras cabezas. ¿Sabéis cuánto cuestan? Mil millones. ¿Sabéis cuántos millones de años han pasado para su desarrollo? ¿Sabéis cuántos millones de seres inteligentes han trabajado en la mente? No os dais cuenta del tesoro oculto en el cerebro. Permanece vivo incluso después de que el cuerpo muere y comienza a decaer. Esta es la forma en que veo esto. También veo gente viviendo de otra manera. Me preguntaréis cómo puede el hombre vivir cuando está muerto. Por ejemplo, vivís como buzos y os preguntáis si es posible vivir en condiciones diferentes. Cuando alcancéis la superficie del agua y os quitéis el traje de buzo, estaréis preparados a vivir como la otra gente.

Vivimos como buzos ahora, pero cuando alcancemos la superficie, viviremos de una manera diferente. Hay miles de oportunidades para vivir de otros modos. Y quien sea que le ponga obstáculos a la Vida, no ha entendido las mas grandes leyes del alma humana y del espíritu. Si el hombre naciera y muriera sólo una vez, si existiera sólo ahora por vez primera, sería un ser digno de lástima. El ser humano que veis ahora frente a vosotros ha existido por millones de años. Dios ha venido trabajando por millones de años sobre su alma y espíritu. El alma humana – quien es Su hija; el espíritu humano – quien es Su hijo. Le debemos rendir un gran respeto y reverencia.

Esta es la nueva enseñanza Divina que ha sido comunicada a este mundo y que inspirará una Nueva vida a la sociedad contemporánea.

Conferencia pronunciada ante el Consejo, por el Maestro Beinsa Douno
19 de agosto de 1919, Veliko Tarnovo

 
Traducción: José de Jesús Saavedra Aceves
Redacción: Zornitza Ganeva

de referencia:


No comments: