Wednesday, July 9, 2014

SHAIRA: UNA MENSAJERA DE VIDA VICTIMA MORTAL DE LA VACUNA CONTRA EL PAPILOMA HUMANO por Pablo Emilio Obando Acosta

Dulce Sahira


SHAIRA: UNA MENSAJERA DE VIDA VICTIMA MORTAL DE LA VACUNA CONTRA EL PAPILOMA HUMANO


por Pablo Emilio Obando Acosta

AAVP

Hay crónicas que nunca me gustaría escribir, esta es una de ellas. Y no porque carezca de interés periodístico, sino, simple y sencillamente, porque los ojos de esta niña me dicen que aún no era su tiempo de partir, porque he visto en ellos ese dolor irrefrenable que nos hace pensar que algo no está bien, que alguien se equivocó, ¡que no debió ser así!. Pero sucedió y justamente cuando sus alas empezaban a sentir que el viento las impulsaba, cuando entre sus manos se podían ver correr cascadas y mares, cuando entre sus miradas de niña empezaban a germinar con fuerza todos los afectos hacia la vida. La escribo para pretender en ello exorcizar la ira y el dolor que me invaden. Y me pregunto una y otra vez: ¿cómo llenar ese vacío..?, ¿cómo decirle a sus padres y seres queridos que no es real, que es un simple sueño del cual despertarán...?. Nada puede llevar alivio cuando un ser como Shaira se tiene que ir en medio de soledades y lágrimas que nadie podrá olvidar. Escribo para ella, para mi pequeña Shaira, para que su dolor se mitigue en los ojos de tantas niñas que ahora entienden y comparten su dolor.
Desde Santander nos escribe Claudia Chacón Quiroga para contarnos lo vivido con su pequeña sobrina, Shaira, de diez años de edad, fallecida el pasado 12 de abril después de ser vacunada contra el virus del papiloma humano en uno de sus brazos: "Hola Pablo Emilio, escuché el programa de RCN y el testimonio de Claudia Elena y la verdad me gustaría contarle un testimonio: mi sobrina Shaira Alejandra chacón, con tan solo 10 años murió el pasado 12 de abril; a ella le colocaron la vacuna contra el papiloma humano y ella empezó a sentir mucho dolor en el brazo que le colocaron la vacuna, después de aproximadamente un mes le dijeron a la mamá que ella tenía cáncer en el mismo brazo que le colocaron la vacuna y des- pues de quimioterapias y radios le fue apareciendo un tumor en la axila, luego en los pulmones hasta hacer metástasis, los pulmones colapsaron y murió... todo debido a esa dichosa vacuna, lo más preocupante es que la siguen colocando. Ella era una niña sana y después de esa vacuna se enfermó, ha sido muy triste para nosotros. Mire, le cuento, compañeritas de mi sobrina han muerto 3 niñas por la misma vacuna esto sucedió en el municipio de Vélez – Santander...".
Más Adelante, en su comunicado nos autoriza para dar a conocer la historia de Shaira: "Lo autorizo para que el país entero se dé cuenta de los daños que ocasiona la vacuna contra el papiloma humano y que por favor ya no la coloquen más, están matando a las niñas en Colombia...", y suplica que detengan esta ignominia que está causando tanto dolor en muchos hogares de Colombia: "Yo sé que ya no está mi Shaira. Pero hay muchas niñas como ella que pueden estar corriendo el mismo riesgo, por favor no lo permitamos hagamos algo...". Y como era de esperarse, me cuenta que la tragedia en su familia aún no termina y se repite cada día pues "...Mire Pablo le cuento que la madre de Shaira quedó tan afectada ella está muy mal psicológicamente y físicamente...".
Me pregunto cuántas niñas más tienen que padecer este terrible drama para que en Colombia reaccionemos, para que entidades, gobierno y entes competentes tomen correctivos y decidan suspender en instituciones educativas la aplicación de una vacunan que, repetimos, ha sido puesta en juicio en muchas partes del mundo. Desde el año 2009 se viene cuestionando a esta vacuna por sus efectos adversos, por las secuelas y daños irreparables en cientos de niñas y mujeres que tuvieron el infortunio de ser las elegidas en esta ruleta rusa donde lo menos que ocurre es la parálisis o la muerte, pero arrastrando consigo hogares, familias, sonrisas, paz y tranquilidad en muchos corazones. En Argentina y debido a la denuncia de grupos y organizaciones de afectadas por esta vacuna la Defensoría del Pueblo acaba de expedir una medida que consideramos debe implementarse en Colombia: "Recomendar al señor secretario de salud disponga la obligatoriedad para todo profesional de la salud de brindar la provisión a la familia del niño o eventual receptor de la vacuna de la totalidad de la información...", y en una medida responsable y seria ordena: "al señor secretario de salud disponga la implementación de un sistema de notificación obligatoria de las reacciones adversad de la vacuna...".
En Colombia parece ocurrir lo contrario y todo indica que se esconde la información relacionada con efectos adversos de esta vacuna, calificándolos como simples "casualidades" o coincidencias después de que las niñas son vacunadas y empiezan a sentir enfermedades raras y extrañas en su organismo. No son casualidades, ni consecuencia de trastornos psicológicos que se quieren tratar psiquiátricamente, esto lo único que demuestra es que nuestro Estado es criminal y asesino y juega con la vida y la salud de cientos y miles de niñas y que lo único que importa es justificar la inversión de más de cien millones de dólares en la adquisición de esta vacuna a las grandes transnacionales farmacéuticas. Cada vez nos convencemos más que el negocio de estas transnacionales es más rentable y lucrativo que la misma mafia, es más, que son toda una mafia que ha permeado los sistemas de salud de muchos países del mundo. La opinión pública debe reaccionar, los medios de comunicación honestos hacer eco de estas denuncias y los periodistas en ejercicio hacer uso de su ética profesional. No es posible que una pauta impida hablar claramente en un medio de comunicación o que los ingresos personales estén por encima del dolor y el sufrimiento de estas niñas colombianas, eso simple y llanamente se llama terrorismo.
Shaira se nos fue pero nos dejó su mensaje de vida, de esperanza y redención de un mundo mejor, de un nuevo orden que debe replantearse por quienes rigen el mundo. A nosotros ya nada nos "duele" en la vida pues ya hemos vivido lo suficiente, pero esas niñas eran vida nueva, casi sin estrenar... Solo deseo con toda mi alma, con todo mi fervor que no se presenten más SHAIRAS en Colombia que deban partir cuando apenas comenzaban a llegar.
Una vez más hacemos un llamado al Congreso de la república, quien expidió una ley para que esta vacuna sea obligatoria, para que hagan uso de su inteligencia y permitan a muchas madres exponer sus pérdidas en hijas y felicidad. Y que se derogue esta ley, o por lo menos, se suspenda provisionalmente su aplicación. Se hace necesario un debate serio y profundo al respecto en nuestro país.
Solo me resta decir gracias Shaira por ofrendar tu vida, por ser ese puente entre la duda y la vida, por iluminarnos con tu sonrisa, por darnos el valor para vencer ese miedo que nos atenaza y que nos hace temer. Si tú lo hiciste, si tú abriste el camino es obligación nuestra seguirte hasta las últimas consecuencias...
Pablo Emilio Obando Acosta
Source:
Contacto

No comments: